Català
Español

LA SITUACIÓN EN EL TÍBET

En 1959, Tíbet fue invadido por el ejército chino.

Desde entonces:

- 1.200.000 tibetanos han sido asesinados, (20% de la población).
 
- 6.000 monasterios y templos han sido destruidos.

- Con la política de hijo único, las mujeres son obligadas a abortar y esterilizadas sin ningún tipo de anestesia.

- La deslocalización de la población tibetana es sistemática, (esto significa que los nómadas y campesinos son obligados a marchar a las ciudades y viceversa).

- La gente del campo es obligada a abonar los cultivos con productos químicos. Esto, junto con los gigantescos cementerios nucleares que el gobierno chino ha construido, están contaminando los acuíferos y los ríos de estas tierras. Estos ríos son los principales de Asia, los cuales abastecen a ¼ de la población mundial.

- Enormes bosques vírgenes son devastados por las industrias madereras chinas, (estos monumentales bosques, al igual que las selvas amazónicas, son vitales para la salud del planeta).

- La llegada del tren a Lhasa, su capital, generó en el primer año 500.000 nuevos colonos chinos, (en la actualidad, se calcula que la población china desplazada a Tíbet asciende a 10.000.000 con lo que los tibetanos que son 6.000.000, se encuentra en minoría siendo su propio país).

- Los niños y niñas tibetanos/as que sobresalen en la escuela, son arrebatados a sus padres y enviados a estudiar fuera de Tíbet, a china. Cuando al acabar los estudios regresan con sus familias, ni tan sólo recuerdan su propia lengua.

- La cultura tibetana y sus tradiciones han sido relegadas, cuando no prohibidas, con el claro objetivo de hacerles perder lo único que les queda: su identidad.

- Desde las olimpiadas del 2008 la represión sobre este pueblo, no ha hecho más que incrementarse.


Más de 3.000 tibetanos huyen cada año de su país atravesando el Himalaya. Muchos de ellos mueren por el camino, no sólo por la extrema dureza de la travesía, sino por los disparos a sangre fría del ejército chino. Los que lo consiguen, pagan un alto precio: abandonan su país; pierden familiares por el camino; a muchos hay que practicarles amputaciones a causa de las heridas producidas por congelación; los que llegan al Nepal, a veces son deportados, con las consecuencias que ello implica…

Todos los que llegan a la India son recibidos, uno a uno, por S.S. El Dalai Lama. A continuación son acogidos por el Gobierno indio en los más de 40 campamentos de refugiados que hay diseminados por todo el país.
La mayoría de estos campamentos carecen de los recursos mínimos para acoger a sus habitantes.

La situación de pobreza severa en que se encuentran los refugiados, sin recursos a su alcance que les permitan tener un futuro, junto con el sufrimiento que llevan a sus espaldas, hace que muchos de ellos se encuentren en estado de shock.

El objetivo de JIN-PA, es dotar a estos campamentos de los recursos mínimos necesarios para que sus habitantes tengan un futuro, sean autosuficientes.
 
Probablemente no conseguiremos parar este vergonzoso genocidio de nuestra era, al cual, por intereses económicos, la comunidad internacional le da la espalda, pero sí podemos aportar nuestro grano de arena y paliar el sufrimiento de este pueblo en lo que podamos.

Ayúdanos a ayudar a este pueblo pacífico, trasmisor de una cultura milenaria basada en valores cómo la paz, el amor y la compasión. Valores que tanto nos hacen falta en nuestra sociedad.

Ayúdanos, haciéndote socio/a, realizando ingresos puntuales o colaborando con nosotros/as en actividades diversas.

Más información en el reportaje: Infiltrado en el Tibet